Procesando. Por favor aguarde...

Ushuaia

Río Grande

Tolhuin

Advierten que Moscú ahora busca reclutar jóvenes brasileños

Alarma por la visita del canciller ruso a Lula

El nuevo plan de la inteligencia de Putin busca estudiantes para sumar a los servicios secretos rusos. Días atrás estalló el escándalo en Italia por una maniobra similar

Alarma por la visita del canciller ruso a Lula: advierten que Moscú ahora busca reclutar jóvenes brasileños

Hace apenas dos años, el 24 de febrero de 2022, la invasión rusa de Ucrania inició un conflicto devastador que está teniendo un alto impacto, no sólo político, en Europa y en las relaciones con Estados Unidos, sino también en América Latina, especialmente en Brasil, donde la larga mano de Rusia sigue extendiéndose cada vez con más fuerza. Esto se vio más claramente en la modalidad de la recién concluida visita del ministro de Relaciones Exteriores de Putin, Sergei Lavrov, a la reunión del G20 en Río de Janeiro. Por ejemplo, creó debate entre los periodistas brasileños el hecho de que se permitiera a la delegación rusa impedir a la prensa nacional y a los corresponsales internacionales el acceso a la rueda de prensa de Lavrov en suelo brasileño. Los únicos autorizados fueron los periodistas rusos próximos al régimen, que llegaron de Moscú en el mismo avión que Lavrov. Si bien el comportamiento ruso no sorprende, dado que el país ocupa actualmente el puesto 164 de 180 en la clasificación de Reporteros sin Fronteras sobre la falta de libertad de prensa, llama la atención el silencio de las autoridades brasileñas, que permitieron que se violara el derecho a la información de la prensa nacional y extranjera. “Los periodistas fueron sacados del pasillo donde esperaban los rusos para la entrevista, con la ayuda de la organización brasileña”, declaró Felipe Frazão, del diario O Estado de São Paulo.

 

También en el gobierno Bolsonaro, en 2019 durante su visita a Brasilia para la cumbre de los BRICS, Putin habló exclusivamente con periodistas de su país, que lo acompañaron desde Moscú. Sin embargo, antes de partir para Brasil, Lavrov concedió una entrevista al diario O Globo y al diario Valor Econômico en la que habló de lo que Rusia está reclamando. Para “una solución sostenible y justa de la crisis ucraniana, hay que eliminar sus principales causas. Occidente debe dejar de suministrar armas a Ucrania y Kiev debe cesar las hostilidades”, dijo el canciller ruso. La ausencia de periodistas brasileños y corresponsales extranjeros en la rueda de prensa de Lavrov en Río de Janeiro evitó cualquier preguntas no acordadas con Moscú, en particular la del asesinato del disidente Alexei Navalny, que el propio presidente Lula había desestimado hace unos días, diciendo: “¿Por qué apresurarse a culpar a alguien? Si como dice el reportero que me hace la pregunta la muerte es sospechosa, primero hay que hacer una investigación para saber de qué murió este tipo. Creemos que los médicos forenses dirán ‘el tipo murió de esto o de aquello’”. Y añadió: “Si no, ahora ustedes juzgan que fue no sé quién quien ordenó el asesinato. Y si no es, ¿ustedes después se disculparán?”.

 

Otro episodio que hizo enfadar a algunos fue el hecho de que se permitiera a Lavrov viajar de Río de Janeiro a Brasilia en un avión de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) para reunirse a puertas cerradas con Lula. Si bien está permitido que representantes de gobiernos extranjeros viajen en vuelos organizados por el gobierno brasileño, es menos común hacerlo cuando están implicadas sanciones del mundo occidental. La razón, de hecho, que impidió que el avión ruso de Lavrov viajara desde Rio a Brasilia es que la empresa encargada de los suministros temía ser blanco de las sanciones impuestas por Estados Unidos a Rusia desde la invasión de Ucrania. En la reunión de Brasilia, Lula anunció que viajará a Rusia en octubre para asistir a la reunión de los BRICS. Según el comunicado de la presidencia brasileña, “Lavrov explicó las posiciones de Rusia sobre el conflicto en Ucrania. El presidente Lula reiteró que Brasil está dispuesto a cooperar con los esfuerzos de paz”. Lula también insistió en una idea que hasta ahora no ha tenido mucho éxito: la creación de un “club de la paz”, formado por países como China, Indonesia e India, para mediar entre Ucrania y Rusia. El presidente brasileño había acabado en el vórtice de la polémica en mayo del año pasado, cuando equiparó al invadido, es decir, Ucrania, con el invasor, es decir, Rusia, diciendo que “hoy ambos quieren el 100%. Y no creo que eso sea posible. Cada uno tendrá que ceder”. Como señaló el periodista de investigación y analista Leonardo Coutinho, “Lula también vetó la venta de vehículos blindados de fabricación brasileña que serían utilizados como ambulancias por los ucranianos y prohibió la venta de equipos militares. En más de una ocasión, Lula y su equipo culparon a la OTAN de desencadenar la guerra, y su principal asesor para asuntos internacionales, Celso Amorim, dijo que no era posible hablar de paz sin pensar en la seguridad de Rusia”.

 

Como consecuencia de este escenario político en Brasil, la propaganda de Moscú sigue creciendo. Incluso en el gigante latinoamericano Rusia está, de hecho, reclutando a jóvenes brasileños a los que utiliza como caballos de Troya para difundir su propaganda. Se trata de una nueva estrategia de la inteligencia de Putin, que ha surgido sorprendentemente en los últimos días en Italia, donde tres jóvenes estudiantes italianos han llenado las portadas de los diarios con la sospecha de ser nuevos reclutas de los servicios secretos rusos. Se trata de Irene Cecchini, de 22 años, que estudia en Moscú y cuya pregunta a Putin en un acto retransmitido por la televisión rusa dio la vuelta al mundo porque hizo decir al dictador ruso que “Italia siempre ha estado cerca de nosotros, recuerdo cómo fui recibido por ustedes, siempre me sentí como en casa”. Para Cecchini, “Putin no es un dictador” y “Rusia es un país libre que da oportunidades a todo el mundo”. El segundo en esta lista es Amedeo Avondet, de 23 años, estudiante de Derecho en la Universidad de Turín, líder de Italia Unita, un nombre que recuerda al partido de Putin, Rusia Unida. Fue él, en el desconocido sitio «Corrispondente» (Corresponsal en español), considerado por los analistas como una operación de los servicios secretos rusos, quien dio al mundo por primero la noticia del asesinato en España, por los mismos servicios de Putin, del piloto ruso desertor, Maxim Kuzminov. «Era un traidor, mereció morir», declaró impasible Avondet en la televisión italiana. La tercera en la lista es Camilla Trogu, también una joven ‘influencer’ que se trasladó a Moscú, desde donde elogia a Rusia por su libertad y entretenimiento para los turistas. También asistió a una conferencia titulada “El nazismo ucraniano en el siglo XXI” en la sede de la agencia de noticias rusa, Tass.

 

Para uno de los principales expertos en desinformación rusa en Europa, Matteo Pugliese, investigador en seguridad internacional de la Universidad de Barcelona en España, el caso italiano es una alerta importante para el mundo y la punta de un iceberg de una estrategia que Moscú también está utilizando en Brasil. «Como confirma el último informe del think tank británico Royal United Services Institute (RUSI) - explicó Pugliese a Infobae - los servicios rusos tienen un presupuesto para reclutar estudiantes extranjeros en las universidades rusas. Algunos con fines públicos de propaganda, otros, más peligrosos, para actividades clandestinas o a largo plazo para infiltrarlos en sus países de origen». Como se ha visto también en el caso italiano, son generalmente las sedes diplomáticas locales, embajadas o consulados, las que son utilizadas por Moscú como base de reclutamiento de jóvenes locales. Por ejemplo, en el caso del italiano Amedeo Avondet, el experto en ciberpropaganda Alex Orlowski reveló cómo el joven se había reunido en Roma con el Primer Consejero de la Embajada rusa, Mikhail Rossiyskiy, y con un oficial de la inteligencia rusa.

 

Hasta ahora, las estrategias tradicionales de Moscú se limitaban a cooptar a extranjeros con acceso a información sensible y a desplegar por el mundo a hábiles espías rusos con identidades falsas. Basta pensar en “las operaciones de espionaje de la inteligencia rusa que han sido desenmascaradas”, dijo Pugliese a Infobae, “como el agente ruso Sergey Cherkasov que quiso infiltrarse en la Corte Penal de La Haya con una falsa identidad brasileña o la espía Olga Kolobova que se infiltró en la OTAN en Nápoles con una falsa identidad peruana”. Ambas trabajaban para el temido servicio de inteligencia militar ruso GRU (Glavnoye Razvedyvatel’noye Upravleniye), que sigue llamándose así aunque técnicamente el acrónimo no existe desde hace veinte años y ha sido sustituido por el de GU. Se trata de un brazo especialmente peligroso de la inteligencia moscovita, ya que es responsable de importantes operaciones de espionaje, piratería informática y sabotaje en todo el mundo. Pero el reclutamiento de jóvenes locales es precisamente un nuevo capítulo de la compleja y trillada estrategia de inteligencia rusa. “Ha habido un aumento de la propaganda rusa en las últimas semanas”, explica Pugliese a Infobae, “porque Moscú percibe la fragilidad occidental y quiere dar el golpe de gracia convenciendo a la opinión pública de que ya no tiene sentido ayudar a Ucrania. Hacerlo a través de las voces de los respectivos países hace más creíble el mensaje”. El informe RUSI también afirma que “la técnica de reclutar estudiantes también puede utilizarse en el extranjero. El envío de estudiantes rusos a países que todavía están relativamente abiertos a los ciudadanos rusos - incluso con el pretexto de la diáspora de disidentes rusos - crea la posibilidad de que los miembros de la Unidad de Inteligencia 54654 recluten personal que pueda actuar como aparato de apoyo para la legalización involuntaria de visitantes rusos a través de causas compartidas, como el anticolonialismo, Palestina, los movimientos de protesta ecologistas y otros movimientos estudiantiles populares”.

 

La guerra híbrida de Moscú en Brasil también ha penetrado en las universidades a través de la propaganda del ideólogo de Putin, Aleksander Dugin, según revela un reciente informe de la ONG británica Centre for Information Resilience. Según los expertos británicos, Dugin tiene importantes conexiones con al menos seis universidades brasileñas, entre ellas la Universidad de San Pablo (USP), la Escuela Superior de Guerra (ESG) y la Universidad Estatal de Rio de Janeiro (UERJ). La ESG es una de las principales universidades vinculadas al Ministerio de Defensa y responsable de la formación de oficiales de las Fuerzas Armadas brasileñas. El ideólogo de Putin ha aparecido online en eventos y en por lo menos una publicación patrocinada por la institución. Dugin vino sólo dos veces al gigante latinoamericano, en 2012 y 2014. Sin embargo, “la red de influencia de Dugin en Brasil es privilegiada, prestigiosa, bien posicionada y conectada tanto a influyentes palancas de poder como a la opinión popular de una manera que hace necesario un mapeo exhaustivo para sensibilizar a la opinión pública”, reza el informe del Centre for Information Resilience. Dugin, recordemos, es un peón esencial en el universo zarista de Putin porque le proporcionó la base ideológica del nuevo imperialismo ruso, teorizando en clave moderna los cánones del patriotismo que sustituyeron a las vetustas consignas soviéticas. Fueron sus textos y discursos los que trazaron el diseño soberanista que legitimó la ambición de liderazgo euroasiático y el expansionismo hacia las fronteras “sagradas” de la Rusia zarista: la invasión de Ucrania también se derivó de estas ideas, que legitimaron la “misión de grandeza” de Moscú.

 

Europa está tomando medidas contra la injerencia rusa. A principios de febrero, el Parlamento Europeo adoptó una resolución en la que pedía que se frenaran los intentos de Rusia de interferir en el proceso de toma de decisiones de la Unión. “Los esfuerzos de Moscú por reconstruir una red de aliados en Europa”, reza el texto, “suponen un gran peligro para la democracia, también y especialmente de cara a las elecciones europeas de junio”. Este es también un año electoral para Brasil. Y aunque la votación de octubre sea sólo para elegir alcaldes y concejales municipales, es una cita muy importante, porque se considera un ensayo general para las presidenciales de 2026. Por el momento, sin embargo, no se han tomado medidas para interceptar y contener la propaganda extranjera, una subestimación del problema que corre el riesgo de costarle caro a la democracia del país.


NOTAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

Desde el 3 hasta el 12 de abril, el Municipio de Río Grande llevó adelante la campaña de salud...

Debido a la incorporación por parte del Gobierno del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del...

El proyecto busca fomentar la producción avícola local. La entrega se llevó a cabo luego de una...

Durante el encuentro ambos coincidieron en que no están en contra de ningún país, pero si en...

COMENTARIOS