Procesando. Por favor aguarde...

Ushuaia

Río Grande

Tolhuin

Panorama político

Lo que dejo el verano: El viraje de Melella hacia el PRO

Tras los discursos de apertura del año parlamentario, arranca formalmente el año político. El verano dejo como novedad el retorno de Walter Vuoto a su cauce natural del PJ que conduce Rosana Bertone. Melella busca virar su posición política hacia la alianza de la UCR-PRO. Los aliados de turno con un futuro incierto.

El mes de Marzo arrancó con los discursos de costumbre, los intendentes frente a sus Concejos y la Gobernadora frente a los legisladores, hubo repaso de gestión y muchos gestos hacia adelante, como prediciendo un año movido en términos políticos, donde la suerte para algunos parece estar echada y para otros todo por ver.

Con el verano prácticamente expirado, sumado al ya clásico anuncio de paro del Sutef, los fueguinos retoman su agenda de trabajo.

No hubo sorpresas veraniegas en términos políticos, más allá del retorno de Walter Vuoto a su cauce natural y los cambios de gabinete provincial que aún están por verse, cuanto influyen en el planificado relanzamiento de la gestión pública provincial.

Lo que si dejo expuesto pasado el verano fueguino, es que finalmente Gustavo Melella quedo atrapado en su armado político. Su partido el “Forja” nunca paso la categoría de mascarón de proa, allí se recluyen un puñado de funcionario municipales, algunos llevados de prepo, otro buscando un horizonte político que nunca terminó de divisarse claramente.

Lo cierto es que el “Forja” fue para Melella el instrumento político que le permitió separase de todos los partidos vernáculos, principalmente de la UCR y mirarlos bajo la lupa de “aliados de turno”, en esa categoría entraron otros como el PJ residual riograndense y su principal aliado como fue el “cristinismo”, de hecho en las últimas elecciones Melella se recostó sobre la figura de Martín Pérez bajo el discurso “Nacional y Popular” y la foto de Cristina. También coqueteo con el Mopof de los Loffler.

Pero hoy la realidad es otra y muestra a ese mascarón de proa (Forja) navegando con destino errante. Hasta ahora a Melella le resulto fácil aglutinar sectores políticos, aunque fuesen antagónicos entre sí. Sobre esa mescolanza de ideología hizo sobrevolar su gestión, allí residían una parte de la UCR que encarnaba el Concejal Paulino Rossi juntos a funcionarios de Fabiana Ríos bajo la atenta mirada de la exGoberndora, su otra aliada en las elecciones pasadas, también en ese rejunte conviven sectores “cristinistas” representados por los Miriam Mora y María Dure y otros coaptados con el Mopofista Alejandro Nogar y el libre pensador Raúl Von der Thusen. Para la mirada política de Melella, todos enrolados en la categoría de “aliados de turno”.

Lo cierto es que la “alianza” de Melella con  Concejo Deliberante (con la excepción de Laura Colazo que buscó refugio en el gobierno provincial)  ya no le sirve para su aspiraciones políticas, la idea que desvela al Intendente riograndense es el armado político que le permita arrebatarle la gobernación a Bertone.

Melella sabe que el andamiaje que hasta ahora lo acompaño ya es obsoleto, es por eso que de a poco va girando hacia el gobierno nacional en búsqueda del calor que irradia él PRO de “Cambiemos”, el Intendente sabe que en ese viraje dejará de lado a varios de sus actuales aliados, sobre todos aquellos sectores que tanto defendieron al “proyecto nacional y popular”, pero esta situación no es lo que más le preocupa al Intendente, a él lo desvela el poco tiempo que tiene para construir una nueva alianza capaz de llevarlo a la gobernación fueguina.

Melella desprecio profundamente a “Cambiemos” en la provincia y con Federico Sciurano caído en desgracia, el radicalismo quedo en manos de hombres y mujeres que ven en el Intendente riograndense al mayor traidor partidario, difícilmente Melella pueda volver al seno de la UCR, mientras que el otrora aliado en Ushuaia, Walter Vuoto cambio de planes políticos. En su nueva hoja de ruta tiene como objetivo el retorno al PJ tradicional y por ende al Gobierno provincial, esta postura no solo deja a Melella al margen de los nuevos planes políticos de Vuoto sino que coloca al Intendente capitalino en la vereda de enfrente.

La decisión política de Vuoto hizo que Melella redoble los esfuerzos por conquistar la voluntad del diputado “Tito” Stefani, este desafío se han convertido en un objetivo de máxima prioridad, tanto que ya se asemeja a una obsesión que por el momento pinta a medias, como tampoco están rindiendo los esfuerzos por mantenerse en línea con el diputado Martín Pérez, de hecho Gustavo Melella anuncio que su sucesor en Río grande saldrá de su partido, el Forja, es decir de su gabinete.

Habrá que ver que hace en este sentido el gobierno de Bertone. El reencuentro con Walter Vuoto le quitó una pata al proyecto de Melella, tal vez un acuerdo en el mismo sentido con Martín Pérez podría significar un golpe de gracias para las aspiraciones del riograndense.

Por el momento no hay un armado político consolidado, ni siquiera Rosana Bertone tiene definida su carga política pese a la impronta de su gestión.

En Ushuaia Walter Vuoto decidió dar un golpe de timón a su agenda política, de hecho en su discurso anual en el Concejo deliberante no existió ninguna consigna que lo vinculara con La Cámpora y el nombre de Cristina Kirchner fue borrado de su alocución. Mal que les pese a algunos miembros de su gabinete y en especial a su jefe Oscar Souto,  Vuoto cayó rendido al proyecto provincial que encarna Bertone. De hecho días atrás el intendente capitalino se paseo por las obras municipales de la mano del Ministro del Interior Rogelio Frigerio.

Es importante recordar que los dos primeros años de gestión de Vuoto fueron desastrosos y su imagen cayó a niveles estrepitoso, tal vez por ahí haya que hurgan las razones de éste retorno.

Para Melella la realidad es diferente, el intendente de Río Grande conserva una buena imagen, no como lo pinta las encuestas pagadas por el Mopof, pero al fin una buena imagen. Esa imagen  existe en el norte de la provincia y se evapora a medida que atraviesa la cordillera de los Andes.

Melella sabe que la aceptación de su gestión pública en la sociedad riograndense comparte niveles con aceptación que tiene Rosana Bertone, pero el Intendente sufre de una orfandad palpable en el resto de la provincia. En Ushuaia el nivel de desconocimiento de su gestión, pese a los 6 años que lleva como Intendente, es alarmante.

El camino a las elecciones generales del año venidero sugiere un tiempo importante, aunque extremadamente corto para crear nuevas figuras y mucho más corto si las elecciones provinciales se hacen desenganchadas de las nacionales como están previstas.

En esa carrera contra el reloj, es que Melella apura su viraje hacia el Gobierno Nacional, es decir hacia el “Cambiemos del PRO”, habrá que ver cómo responde su electorado que hasta ahora fueron alimentados por dosis basado en el relato del “cristinismo” y una fuerte crítica al gobierno de Macri.  

Por lo pronto los Ejecutivos ya rindieron cuentas frente a cada uno de sus parlamento, lo que significó un banderazo de largada, para un año donde las definiciones políticas van a estar a la orden del día.

 

 

 


NOTAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

El referente del partido en Ushuaia, Gustavo Ventura, opinó sobre la solicitud de deuda pública...

Será el viernes 20 y sábado 21 en Ushuaia y Río Grande. Se ofrecerán productos alimenticios y para...

Autoridades municipales participaron de una prueba piloto en el marco de un convenio que se viene...

Será este sábado en el Skate and Bike Park de Río Grande. Los jóvenes competirán en tres...

COMENTARIOS