Procesando. Por favor aguarde...

Ushuaia

Río Grande

Tolhuin

Efecto de la Pandemia en la economía doméstica

Cuarentena: Cayó un 40% el consumo de carne ovina

Lo afirmó Fernando Gliubich, presidente de la Asociación Rural de Tierra del Fuego en dialogo con la prensa. Dijo que a causa de la modificación de los hábitos de consumo por el encierro y la abrupta interrupción del turismo, trajeron como consecuencia una baja en las ventas de carne cercana al 40%. También destacó que el campo nunca detuvo su ritmo frente a la Pandemia.

“La demanda de carnes ha mermado muchísimo desde que comenzó el aislamiento social y obligatorio”, afirma Fernando Gliubich, presidente de la Asociación Rural de Tierra del Fuego, el dialogo con el diario “Sureño”.

Para el ruralista, las restricciones impuestas por la pandemia a las actividades gastronómicas, el turismo, las fiestas, las reuniones familiares y de amigos ha resentido el mercado. “Esta situación restringe la demanda de muchísimos productos durante mucho tiempo. De hecho, se está hablando de una caída del consumo del 40%.

El comienzo de la cuarentena el 16 de marzo encontró al sector rural faenando ovinos, sacando las últimas limpias, faenando capones y comenzando a comercializar oveja de rechazo. “Esa comercialización se produjo con normalidad y acto seguido comenzó la comercialización de hacienda en pie de ganado bovino. Se ha faenado con algunas restricciones que afectaron el volumen de la faena, ya que no todos los operarios pueden estar presentes en el proceso”, indicó Gliubich.

“Ante esta situación inesperada, muchos trabajadores optaron por quedarse en los campos trabajando, por lo que hay familias y personas que desde que comenzó la cuarentena no han venido a la ciudad de Río Grande, ni a Tolhuin ni a ningún centro urbano a modo de prevención. Cada uno, desde su establecimiento ganadero entendió que tenía que resguardar su población, protegiendo a su gente de la circulación del virus. Creo que se ha trabajado con mucha responsabilidad, manteniendo la cadena de comercialización”, expresó.

El ruralista indicó que la producción local de ovinos se está viendo muy afectada, en particular, por la caída del turismo, que consume la mayor parte de lo que se produce durante todo el año. “Creemos que hasta fines de 2021 la industria del turismo se verá gravemente afectada en la provincia y por ende todas las actividades conexas y todos los rubros relacionados. En nuestro caso, el consumo de carne ovina se verá reducido por las restricciones impuestas al turismo”, lamenta Gliubich.

Además de este panorama desalentador, desde hace 90 días están frenadas las exportaciones de carne y lana, por lo que los productores se enfrentan a un panorama incierto que requerirá de políticas públicas de incentivo al consumo. “Hoy en Patagonia, hay entre 2500 y 3000 toneladas de carne ovina que están congeladas, de las cuales seguramente un 20 o 25% se van a terminar exportando y otra parte se consumirá en Patagonia”.

La duda es qué se hará con la carne que el mercado turístico no consumirá este año y quizás el otro. “Es una de las cuestiones que se le van a plantear al ministro de agricultura Luis Basterra. Necesitamos trabajar en conjunto para ver de qué manera vamos promocionando y aumentando el consumo a nivel doméstico. Porque en este caso, el principal consumidor de carne ovina tiene que ser el mercado local”.

A pesar de todo, el representante de la Asociación Rural fueguina es optimista y estima que una vez que vuelvan a abrirse las exportaciones, el sector volverá a la normalidad, sobre todo teniendo en cuenta la necesidad que tiene China de importar carnes para abastecer a sus 1400 millones de habitantes y los canales abiertos para exportar todo tipo de carnes.
“China es un gran comprador para la República Argentina y de hecho, una de las cosas que va a favorecer la exportación de carne ovina y bovina de Patagonia, está directamente relacionada con la merma en la producción de carne porcina que ellos padecen”.

“Para que se den una idea, China en este momento está en su 50% de capacidad con una población de 1400 millones de habitantes. Una vez que se abran nuevamente las exportaciones de Argentina y principalmente de la Patagonia, estarán en primer lugar. De ahí la importancia de mantener la barrera sanitaria y extenderla porque es un generador de nuevos mercados para el país, no solamente para la Patagonia. Japón, China son grandes ejemplos y atrás de estos se suman las demás carnes, una vez que vamos abriendo camino de la Patagonia. Tanto con, como sin hueso”.

Mientras tanto, en estos momentos, en el campo ya han finalizado los movimientos de veranada invernada en que la hacienda comienza acercarse a campos más bajos donde pega más el sol para enfrentar el frío. “Venimos de una primavera y un verano con excelentes pasturas y animales gordos y muy buenos índices en materia de producción, así que esperamos que las condiciones sigan siendo favorables para la producción”.

Según el ruralista, Tierra del Fuego al igual que el resto del país, enfrenta un futuro incierto en materia de producción de alimentos que requerirá de planeamiento y compromiso de parte del Estado. “Necesitamos una planta de silaje que permita a los ganaderos locales engordar su hacienda. Esto no solo le abriría caminos a los ganaderos, sino también a otros productores que quisieran avanzar en la producción de porcinos y aves”, concluyó el productor.

 


NOTAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

El secretario de Finanzas Diego López admitió que, frente a la caída de la recaudación y el...

El dirigente de ATE Río Grande advirtió que si el Gobierno no puede pagar la deuda con el...

“Queremos que el relanzamiento del Programa Conectar Igualdad sea desde Tierra del Fuego”, dijo el...

Autoridades nacionales de Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) llevaron adelante una reunión...

COMENTARIOS