Procesando. Por favor aguarde...

Ushuaia

Río Grande

Tolhuin

Rumbo a las elecciones generales

Debates Público: ¿Una oportunidad perdida?

Cuando todos imaginamos unas elecciones sin debate entre los candidatos, la gobernadora Rosana Bertone puso el tema sobre la mesa. “Que Melella le ponga día y hora al debate” reto la candidata del Justicialismo. El destinatario mando a decir que no habrá debate. En el medio la sociedad fueguina en su conjunto perdió una oportunidad invalorable e institucionalmente la provincia da un paso atrás.

Los debates políticos son si dudas los escenarios donde el votante que aún no ha decidido su voto puede tomar nota. Es justamente en ese escenario donde el vecino puede ver qué candidato es más rápido, intuitivo o conoce mejor los temas o incluso si tiene razón. 

El debate enfrenta a los candidatos con la realidad y el sentido común cobra una dimensión importante. Los debates políticos televisivos permiten ver a los postulantes confrontando entre sí, escuchar las ideas de cada uno, contrastarlas, evaluar su solidez frente a los embates del adversario. Y fundamentalmente, conocer un poquito más al candidato en cuestión.

Si la pantalla chica es el más importante escenario en que se construye el vínculo entre representantes y representados, es decir si estamos en el marco de una democracia audiovisual, entonces es necesario que los políticos puedan, en ese contexto, comunicarse con los ciudadanos, exponer sus ideas y confrontar con sus rivales.

Melella debería saber que negarse a debatir es sinónimo de una debilidad importante. El debate por rigor fortalece los procesos democráticos que deben tutelar las elecciones, de cuyo resultado saldrá el dirigente que guiará los destinos de nuestra provincia por los próximos cuatro años.

A nivel Nacional los candidatos a presidentes que pasen las PASO están obligados a debatir públicamente, así lo consigna la Ley 27.337, sancionada por la Cámara de Diputados el 23 de noviembre de 2016. Allí se establece que el debate presidencial será obligatorio y que tendrá “la finalidad de dar a conocer y debatir ante el electorado las plataformas electorales de los partidos, frentes o agrupaciones políticas”.

En nuestra provincia no existe una norma que obligue a los candidatos al debatir en público, sin duda que esta cuestión es una deuda pendiente de todos los dirigentes de la provincia.

A falta de Ley, la voluntad de la dirigencia es lo que debería primar. Por el momento la invitación de Bertone a Melella viene a suplir una carencia grave de nuestra “democracia fueguina”.

Ningún dirigente puede sostener que “ganó” por no debatir, cuando en realidad el que pierde es el vecino de todos los rincones de nuestra isla.

A tan pocos días de las elecciones, la invitación de Bertone a Melella, a debatir cara a cara sobre la realidad de los fueguinos, despertó muchas expectativas en todos los sectores de la sociedad. Tal vez pocos sepan que esa invitación al debate está a punto de naufragar, asentando un golpe a la institucionalidad de nuestra provincia y sobre todo privando a la comunidad de ver quienes pretenden representarnos, debatiendo republicanamente.

 


NOTAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

La AFIP aumenta las tasas de interés resarcitorio y punitorio a partir del 1 de julio como...

Así lo resolvió este lunes el Gobierno de Mauricio Macri a través de la Resolución 336/2019 del...

Los jefes comunales fueron desplazados de los lugares relevantes en las listas de legisladores...

Vialidad Nacional trabaja con equipos viales en todos los tramos de la ruta y solicita a los...

COMENTARIOS