Procesando. Por favor aguarde...

Ushuaia

Río Grande

Tolhuin

Los condicionamientos del FMI bajo la lupa

Macri busca cómplices y continuadores de su fracaso

Producto de la vertiginosa manera en que la información bombardea la opinión pública, las noticias de hace 10 días aún frescas en su vigencia, parecen materia solo de la historia, lo cual muchas veces puede ser un error y por ello es importante tratar de saldar esto haciendo un análisis del trabajo realizado por el Licenciado Héctor Giuliano, que si bien fue publicado el 10 de Mayo de este año, es necesario recordar y entender como la plataforma ideológica de la actual gestión “nacional”. Por: Luciano Moreno Calderón

Hace unos días, el Presidente Mauricio Macri -frontman de las corporaciones y la lacra inescrupulosa del poder financiero internacional-, expuso un documento con diez puntos que él veía necesario consensuar con todos los sectores de nuestro país y especialmente con la oposición. “Una oferta de diálogo tardía, para tratar de lograr su propia supervivencia política, económica y financiera hasta las elecciones de Octubre, y tratar a la vez de condicionar al futuro gobierno con los lineamientos dictados por el Fondo Monetario Internacional”. Una suerte de acuerdo Pre-electoral, de un Gobierno económica y financieramente fallido y agonizante.

Para los desmemoriados, es importante recordar que en Enero de 2016 el gobierno actual, para la cartelera, como todo lo que hace, convocó a una mesa de negociación entre empresarios y sindicalistas, vendida mediáticamente como de "Consenso Económico y Social", que hasta el día de hoy jamás cumplió ni mínimamente, y solo fue otros de los grandes montajes oficialistas para hacer todo lo contrario delo que prometía.

Giuliano muy bien explica que Cambiemos “llevó, en unos pocos años de gestión nuevamente a la Argentina a un estado de default o cesación de pagos, forzó la toma de toda una serie de medidas monetarias, cambiarias y bancarias contradichas con sus promesas, formulaciones y expectativas vendidas a la opinión pública, y condujo a un acuerdo de préstamo Stand By (SBA) con el FMI para poder cubrir su supervivencia hasta las elecciones presidenciales de Octubre de este año”. Una política deliberada de estrangulación soberana cimentada, en principio, en la toma frenética de deuda sin capacidad de repago.

Esta política económica colonial de ocupación fue lograda gracias a la cooperación de los organismos internacionales que son instrumento de los más espurios intereses foráneos. Tan abiertamente es esta colaboración que “el FMI estaría apartándose de sus propios reglamentos internos, dado que los préstamos Stand-By se adjudican con el objeto de atender desequilibrios transitorios de Cuenta Corriente de la Balanza de Pagos, mientras que en nuestro caso el principal destino de los desembolsos está siendo no solo la de un préstamo-puente para mantener el pago de servicios estructurales de la Deuda Pública, sino, peor aún, al sostenimiento del Tipo de Cambio, mecanismo este que sirve para financiar la Fuga de Capitales de la Argentina”.

El contenido del documento emitido por la gestión macrista, como fue de público conocimiento, se desparramó en diez puntos que se dirigían principalmente a solicitar la opinión de los principales dirigentes opositores, para “despejar algunas dudas que existen sobre nuestro país”. Era una “suerte de síntesis de los compromisos ya asumidos por el Gobierno macrista con el FMI y los Acreedores Financieros del Estado, que buscaba obligar a futuros dirigentes”.

Es decir, como bien señala Giuliano, no era para dar tranquilidad a los argentinos, sino para brindarle tranquilidad a los acreedores del Estado Argentino, y para que no produjeran sobresaltos económicos que le afectaran en lo único que le importa al actual gobierno: lograr cuatro años más de destrucción nacional que desemboquen en una irreversible dependencia y pérdida total de soberanía, frente a los intereses extranjeros.

Lo primero que buscan en estos 10 puntos es lograr un “Déficit Fiscal Primario Cero” que ellos mismos están dinamitando a sabiendas, “con su política de endeudamiento y por el crecimiento exponencial de los Intereses de Deuda Pública (macro-capitalización de Intereses por anatocismo)”, entre otras cosas.

Luego, bajo el título de “sostener un Banco Central Independiente para combatir la inflación”, ocultan “una premisa ideológica y técnica del Sistema Financiero Global para garantizar la servidumbre irrestricta antes los capitales especulativo-financieros al amparo de que los Estados no puedan desarrollar Políticas Monetarias, Cambiarias y Bancarias propias. Inflación es producto de su propia insensibilidad e incapacidad para gobernar”.

En tercer lugar se habla de la “integración inteligente con el mundo para el crecimiento de nuestras exportaciones”; cuestión “que hoy no es lo que sucede, porque los principales problemas económico-comerciales y financieros que tenemos es producto más que nada de haberse abierto a un mundo que pareciera cerrarse para proteger su trabajo. Algo que si llevó a una mayor primarización de nuestras exportaciones”.

Uno de los puntos centrales es el cuarto, donde se habla de “consolidar la seguridad jurídica”, y “con esto lo que se intenta es lograr la impunidad de las posibles irregularidades y/o negociados acordados por la actual administración en detrimento de nuestros intereses”.

El quinto ítem se refiere la “creación de una legislación laboral moderna, que se adapte a las nuevas realidades del mundo del trabajo”, es decir, “lograr la tan ansiada reforma laboral, cuyo único objetivo es lograr la reducción de los Costos Laborales de las Empresas”.

Luego aparece la “consolidación del sistema previsional sostenible y equitativo”, un objetivo que, bien destaca el Licenciado, apunta a “una Reforma Previsional que achique el gasto Público del Sistema, como lo vienen haciendo desde el inicio de la gestión”.

El último punto, que bien explica Giuliano debió ser el primero por su importancia para el FMI, se refiere al “cumplimiento de las obligaciones con nuestros acreedores”. Es decir, asegurar que los compromisos adquiridos no van a ser puestos en duda, a pesar de la gran cantidad de irregularidades que poseen estos y debieran ser auditados de principio a fin.

El Licenciado Giuliano, expone que está hoja de ruta “está destinada, en síntesis a la continuidad de la intervención total y absoluta de las Cuentas Fiscales de la Argentina por parte del FMI, tal como hoy en día se lleva adelante, obligar a un futuro gobierno a una renegociación con el Fondo que le permita mantener su carácter de auditor de nuestro país, y encarar una reestructuración de la Deuda Pública que desemboque en nuevo Megacanje, que pudiera tener la forma de un nuevo Plan Brady con la posibilidad de un BCRA mixto”.     

 


NOTAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

El Secretario de Coordinación de Gabinete y Control de Gestión del Municipio, Agustín Tita, quien...

El colegio alcanzó el podio de los tradicionales interbandos, un espacio de intercambio referido a...

En el marco de capacitaciones que el Ministerio de Economía viene desarrollando desde el año 2016,...

La norma incorpora a la ley provincial 322 el artículo 2 bis, que determina que “cuando el 21 de...

COMENTARIOS