Procesando. Por favor aguarde...

Ushuaia

Río Grande

Tolhuin

Panorama político

La obra pública, la crisis y la cuenta regresiva en marcha

La provincia intenta capear la crisis que azota a todo el país. Los intentos para que Nación cumpla con lo prometido y la obra pública provincial como motor de contención. Los datos que reveladores de una encuesta del poder central. La imagen y la obra pública en el centro de escena. Rosana Bertone, Tito Stefani y Gustavo Melella concentran la atención del arco político.

La relación entre Nación y provincia en términos Institucionales es sólida, la gestión de Bertone supo capitalizar políticamente la “gobernabilidad” que demandaba Cambiemos en su arranque, allí los votos de los Senadores provinciales apuntalaban las Leyes que Macri necesitaba para gobernar, mientras que Nación alivio las cuentas provinciales tras el desaguisado que significo el gobierno de Fabiana Ríos, sobre todo con envíos de fondos extraordinarios para mover la obra pública provincial paralizada en aquel entonces desde hacía más de un década .

Lo cierto es que, en el intercambio político entre Nación y provincia, ambos salieron fortalecidos. Nación pudo capear los primeros dos años de gobierno con apoyo de los gobernadores del PJ, mientras que el gobierno de Bertone pudo plantar las bases de la refundación provincial con la obtención de un crédito de 200 millones de dólares, lo que significa en términos económicos, tener los fondos a salvaguarda de la depreciación del peso o de la inflación reinante.

Haber obtenido un crédito de esta naturaleza el año pasado, significo haberle garantizado al fueguino que las obras anunciadas bajo este paragua crediticio se mantendrán al margen de los vaivenes de la economía. Vale la pena recordar que dicho crédito contó en su momento con la negativa del bloque del Mopof en la Legislatura provincial y las criticas aireadas del Intendente Gustavo Melella. Por lo pronto, el plan de obras trazado por el gobierno de Bertone tiene asegurado (lo que ha cualquier gobernador le gustaría tener) un presupuesto a resguardo de la crisis economía doméstica.

Con los fondos a resguardo, el desafío de la administración provincial pasa por la planificación y ejecución de las obras, allí aparece una doble tarea. Por un lado, el gobierno de Bertone debe saber que es artífice de su propio destino, las obras planificadas con el crédito dependen de la gestión provincial, pero también están las obras anunciadas por el gobierno Nacional por la cual el gobierno provincial debe velar.

El desembarco del Gobierno de Macri en el FMI es otro dato adicional que preocupa en la provincia. La Nación habla de bajar el déficit y todo indica que el bisturí pasará por la obra pública, frente a este nuevo escenario, Rosana Bertone decidió avanzar en Nación con una agenda de temas críticos.

Traer nuevas inversiones para el parque industrial fueguino, ya se consiguió que Nokia relance la fabricación de celulares en Río Grande con una inversión de 35 millones de dólares, además de conseguir un nuevo marco normativo para fomentar emprendimientos en la provincia con una matriz productiva de elementos locales con el valor agregado.

Otro tema con Nación es asegurar el flujo de los fondos para los programas en marcha y sobre todo asegurar la ejecución de las obras pública comprometidas por Nación. No será tarea fácil, por lo pronto esta semana Rosana Bertone se reunió nuevamente con el ministro del Interior Rogelio Frigerio quien le aseguró que el recorte previsto para bajar el déficit no afectará lo convenido con la provincia.

Habrá que ver que sucede más adelante. El gobierno provincial a desplegado todo su arsenal de obras, por un lado, mira atentamente la marcha de la obra con fondos propios (crédito) por otro sigue muy de cerca las que Nación tiene responsabilidad, en ese coctel se cuelan los reclamos de los empleados Estatales que deben ser atendidos con recursos propios.

Esos recursos provienen de la AREF y la Coparticipación Federal entre otros, recursos que la inflación de encarga de licuar a pasos agigantado.

En medio de este panorama complicado en términos económico se asoma la política preparando el terreno para lo que viene.

Un sondeo encargado por la Nación ubica a la gobernadora Rosana Bertone con buenas chances en toda la provincia para ser reelegida. Bertone tiene el apoyo del Intendente Walter Vuoto que logro frenar su drástica caída en la imagen pública y experimento un leve repunte, luego del “acuerdo” con provincia.  Otro incondicional del gobierno provincial es el Intendente Claudio Queno que conserva un capital de votos envidiable en la localidad mediterránea. En Río Grande asoma el Intendente Gustavo Melella con buena performance en su gestión pública, esa buena imagen domina solo la mitad de la provincia, lo que significa un problema importante si pretende ser contendiente del plato fuerte que se sirve en año venidero. Melella comparte su buena imagen con Bertone en Río Grande, pero desaparece literalmente en Ushuaia.

Por el lado del PRO, las miradas están puestas sobre el indeciso diputado Tito Stefani, hay quienes afirman que ya esta trabajando en una formula con los radicales para la gobernación, otros aseguran que quiere ir por la Intendencia de Ushuaia. Lo cierto es que “Cambiemos” tiene el apoyo implícito del gobierno central para armarse políticamente en la isla, ocurre que la orfandad de dirigentes de peso para encarar la gobernación a esta altura, un resulta un obstáculo cuando menos fuerte.

Hay otro dato revelador en la encuesta encargada por el gobierno central, la enorme mayoría de los consultado define sin dudas a Rosana Bertone como una mujer proveniente del Justicialismo e identifica a su gestión de gobierno con el peronismo. No sucede lo mismo con Gustavo Melella, cuando se lo consulta sobre su pertenencia política, allí el porcentaje que prevalece dice que el intendente viene del “kirchnerismo”, otro porcentaje dice que es “radical” y los menos recuerdan que es del “Forja”, tal vez, en esa falta de identidad política habría que urgar las razones por la que la imagen del intendente no trasciende al ejido municipal.

Por lo pronto, la cuenta regresiva para las elecciones provinciales ya esta en marcha. Todo indica que el segundo semestre de este año será tiempos difíciles y nada augura -por el momento- un año venidero floreciente o cuando menos, un año con indicadores que permita pensar el final de una crisis que por el momento nos tiene a mal traer.  

 

 


NOTAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

Alumnos del Colegio Técnico Olga B. de Arko efectuaron las últimas pruebas del automóvil eléctrico...

La gobernadora Rosana Bertone remitió una moción a la Legislatura fueguina para que la empresa sea...

Ushuaia avanza en la organización de la definición de la primera competencia que se realizará en...

Se realizó este martes la ronda de entrevistas a tres postulantes a ocupar el cargo de síndica o...

COMENTARIOS