Procesando. Por favor aguarde...

Ushuaia

Río Grande

Tolhuin

Acuerdo salarial en la Municipalidad de Río Grande

Cuando la irresponsabilidad y la demagogia pueden más

El acuerdo que firmó el Intendente Gustavo Melella divide el gabinete municipal y genera fuerte preocupación puerta afuera del municipio. Se trata de un 15 % de aumento con clausula gatillo y un 100 % en asignaciones familiares. El solo cumplimiento del acuerdo llevará a un replanteo de la obra pública municipal, donde muchas obras de servicios deberán ser suspendidas o directamente borradas del presupuesto. Además, el acuerdo significará un aumento importante para el propio Intendente y sus Secretarios los que pasarán a percibir un sueldo que promediará los 130 mil pesos.

Un acurdo para pocos en desmedro de toda una comunidad

Después de que los flases dejaron de repiquetear y las adulaciones de los gremialistas se traducían en fuerte abrazos y palmadas en la espalda, sobrevino la realidad. “A mí me gustaría saber de donde carajo vamos a sacar los fondos comprometidos… y ni pensar si la inflación se dispara “sostuvo una calificada fuente con acceso al presupuesto municipal.

Lo cierto es que el acuerdo alcanzado abrió una inesperada grieta en el gabinete municipal, por un lado, están “los técnicos” y son los que manejan el presupuesto municipal y por el otro el “ala política” del Intendente, en el medio surgió este “acuerdo” con los gremialistas que tiene más de demagogia que de realismo.

Por el lado de los técnicos la preocupación invade todos los despachos “Si tenemos que cumplir con lo firmado tendremos que reformular fuertemente la inversión en obras publicas… incluso con el acomodamiento del presupuesto no sabemos si alcanza” dijo una de las fuentes consultada por este medio que por obvias razones no se identifica, agregando que “Con este acuerdo se busco dar un efecto político, pero no se midieron las consecuencias económicas “.

Por otro lado, quienes festejan el “acuerdo salarial”, tienen como estrategia comunicacional el de presentar este acuerdo como un logro “único en la provincia” y contraponer con lo que sucede en otras administraciones e intendencias y para eso cuentan con la inefable colaboración de un gremialismo totalmente coaptado.

Si la inflación se dispara tal como amaga por estos días, el “acuerdo” se cae a pedazos, aun para cumplir con lo que se firmó es necesario poner un freno importante a la inversión pública sobre todo a la obra de servicios.

De allí que la preocupación llego a sectores fuera del municipio hasta recalar en las Cámaras empresariales, con la de Comercio quienes ya pusieron el grito en el cielo, no tan solo porque el acuerdo con gremios municipales significa un parálisis automático de la obra pública, sino porque el festejo del Intendente Melella y los dirigentes gremiales, impacta de lleno en los acuerdos en danza de muchos sectores, de hecho la UOCRA tiene un ofrecimiento del 12 % sin cláusula gatillo, “nuestro objetivo es mantener los puestos de trabajo, buscando amortiguar el impacto de la inflación y evitar que se estanque la actividad” dijeron oportunamente los dirigentes de la Construcción que ven como este acuerdo municipal va en contramano de la realidad.

Por lo pronto el acuerdo que hoy festeja el Intendente y los gremios municipales solo se puede lograr porque ésta sustentado en los impuestos de los vecinos a costa de sacrificar obra pública, hay que tener en cuenta que este acuerdo también significa por otra parte que el Intendente y sus principales colaboradores, pasarán a percibir un salario de bolsillo que rondará los 130 mil pesos. Todo un despropósito.

Habrá que ver la reacción del Gobierno Nacional, allí asoma el acuerdo de Pacto Fiscal Federal que toda provincia esta obligada a readecuarse, de esa readecuación dependen en parte los flujos de fondos para los municipios. Para la Nación los acuerdos salariales en cada administración pública son un tema delicado a tener en cuenta en momento de valorar los programas nacionales que tanto reclaman los municipios.

Lo cierto es que hay un sector del gabinete municipal que festeja el acuerdo salarial con los gremios, como una batalla ganada y un posicionamiento político que sacude el tablero provincial, mientras que otro sector mira con mucha preocupación este “acuerdo” primero por su impacto en las arcas municipales y segundo por el replanteo de la obra pública, un tema que atraviesa a toda una sociedad sin distinción.  


 

 


NOTAS QUE TE PUEDEN INTERESAR

La gobernadora Bertone puso a disposición 20 personas, cuatro móviles y dos camiones...

Niños y jóvenes ajedrecistas participan de la competencia organizada por el Club Ushuaia Jaque...

Entre 60 y 70 integrantes de distintas instituciones de la capital fueguina trabajan para atender...

La legisladora del FpV cuestionó la iniciativa del bloque mopofista y sostuvo que el Parlamento...

COMENTARIOS