Procesando. Por favor aguarde...

Ushuaia

Las cartas de un soldado Ingles en Malvinas

Las misivas permiten ver la mirada que tenían de los "argies", la guerra y las islas

Soldados Argentinos tomados presos en Malvinas

Steve Cocks, de 18 años, fue embarcado en el Queen Elizabeth 2, conocido como QE2 durante la guerra, y se convirtió, desde los primeros días, en un profuso escritor de cartas a su familia. Su madre las guardó celosamente y se las devolvió en 2008. Por medio de sus palabras se puede reconstruir su experiencia, sus penas, sufrimientos, pero contados en un tono liviano, para no preocupar a sus padres. Pertenecía al Cuerpo de Efectivos del Ejército Real, y le tocó avanzar en el extremo este del Monte Tumbledown la última noche de combate.

Era entonces un joven comunicativo, y en su ir y venir de cartas al Reino Unido, demuestra la fluidez de la comunicación con las familias de los soldados británicos. Tuvo tiempo de pedir a su madre que le envíe libros para leer en sus ratos libres. Su función era trasladar pertrechos, comida y provisiones, mientras las tropas se movían por las islas.

En la primera de esas cartas, fechada el 12 de Mayo de 1982, Steve relató -asombrado- cómo el Queen Elizabeth 2 se transformó de un crucero de lujo a un buque de transporte de tropas que llevó al Atlántico Sur más de tres mil soldados y 650 voluntarios. Steve, como otros, esperaba volver a su tierra en dos semanas. Todo al principio parecía ser un ejercicio militar.

Querida mamá, papá y Dave

Estoy bien, escribo mi primera carta a bordo del QE2. Abordamos muy temprano, mirados por una pequeña muchedumbre de parientes y una enorme acumulación de fotógrafos y equipos de película. El QE2 ha cambiado de un barco de lujo a un buque de tropas para unos 3.000 soldados. Atrás tienen las vitrinas con vajilla, los lujosos salones fueron reemplazados por filas y filas de camas de campo. Sin embargo, todavía hay muchas cosas buenas. La comida es fantástica. Está cocinando la tripulación, no los chefs del Ejército, y como resultado, nos alimentamos muy bien.

En realidad, nos permiten galones de leche para beber para el desayuno. Los camareros aclaran que hay que mantener los comedores limpios cada hora de la comida, y esto no puede ser fácil cuando hay 3.000 tropas a bordo. Donde quiera que vayas hay soldados, ametralladoras, rifles, sub-ametralladoras, armas antitanques, morteros, armas antiaéreas y pilas y montones de tiendas que se derraman sobre las cubiertas en todas direcciones. Junto con los Guardias Galés y Gurkhas hay artillería, tripulaciones antiaéreas de espolones y personal de cada cuerpo y brazos de apoyo en el Ejército.

La tripulación es fantástica, son alegres, serviciales y bastante dispuestos a entablar conversación. Los compadezco porque ​​trabajaban con pasajeros bastante dóciles, ricos y bien educados. ¡Ahora tienen que lidiar con nosotros!

Hasta ahora no hemos hecho más que sentarnos alrededor y explorar el barco. Es enorme, con una piscina, una lavandería, cine y tiendas. Una cosa graciosa que escuché fue un comentario de la tripulación, todo el Ejército puede acceder a la cerveza y el chocolate y los precios son muy baratos, es precio de coste. Nos sorprende lo mucho que nos cobraron en las tiendas en tierra.

La moral es muy alta y todo el mundo está teniendo un gran tiempo escribiendo mensajes en las sábanas y colgándolas por los lados del buque. El aburrimiento es la única cosa fatal con la que tenemos que tener cuidado. Como ya he mencionado anteriormente no hay prácticamente ningún espacio adicional para hacer entrenamiento de armas y ejercicio, pero eso no me preocupa. El único problema es que no tengo ningún sello postal, así que ¿podrían enviarme 2 ó 3, por favor? Les reembolsaré, por supuesto. Bueno, un montón de amor a toda la familia. Escribiré como sea posible y espero volver en 2 semanas.

Steve

El soldado siguió escribiendo cartas, muchas, y recibiendo noticias de su familia, siempre en un tono que no genere preocupaciones, naturalizando lo que veía, sin demostrar que estaba sufriendo, pero siempre diciendo cuánto los amaba y cuánto deseaba volver a casa. Algunas son breves, como para mantener el contacto, y otras, en momento de ocio, son largas y llenas de detalles de lo que hacía y experimentaba en Malvinas. Escribió otra el 19 de mayo, aún embarcado, breve, en la que sólo comentó que por razones de seguridad no podía decir dónde estaba el buque.

La carta del 21 de Mayo muestra un Steve mucho más concientizado de la guerra.

Papa y Mama. Les escribí a los dos ayer, así que no tengo mucho que decir. No nos vamos a quedar en la Isla Ascensión. Todo lo que estamos haciendo es ir a su alrededor en círculos cargando los suministros. Esta noche iremos al sur pero probablemente sabrán esto por las noticias de todos modos. Cuando nos unamos al Grupo de Tareas, probablemente desocuparemos el QE2 y embarcaremos navíos de la Marina para minimizar las posibilidades de que toda la brigada sea expulsada del agua. Como resultado, las cosas probablemente serán mucho más seguras.

Somos primordialmente una fuerza de reserva para respaldar a los marines, pero de nuevo podemos ser requeridos para actuar. Una vez más, se rumorea que hay otra brigada bajo entrenamiento y creemos que formaran una guarnición.

Tal como está, tenemos pocas posibilidades de expulsar a los "argies" de las islas a través de operaciones puramente militares en un futuro previsible. Necesitamos superar en número a los enemigos 3 a 1 para ganar en una cierta victoria. Nos hacen creer, que nos superan en número de 2 a 1. Sin embargo, eso no es tan malo porque la mayoría de las tropas son nuevos reclutas incorporados en febrero. Utilizan las mismas armas de infantería que nosotros, y apreciamos plenamente su capacidad de fuego. Pero el entrenamiento de las tropas es inexperto.

Después de una semana en Bluff Cove atacamos y tomamos Tumbledown. Esa noche fue el momento más aterrador de mi vida, por lo menos 3 veces puedo ahora decir que hemos sido bombardeados.

Después de la batalla apilamos a los muertos y después de eso fuimos llevados de vuelta a Fitzroy, pasamos 4 días en un galpón de ovejas. Ahora estoy en el Sir Edmund que es un ferry de la British Rail North Sea.

Steve pasó cuatro o cinco días a bordo del ferry y luego fue trasladado al frigorífico donde estaban los prisioneros argentinos una vez terminada la guerra. El joven soldado, muy observador, hizo una clasificación de los prisioneros según su grado de comunicación con las tropas británicas.

Queridos Papa y mama, mediados de junio.

Actualmente estamos cuidando alrededor de 500 "argies" en una antigua planta de refrigeración. Es muy extraño ver a los seres humanos trabajar mientras usted está parado allí con un rifle cargado. No son un mal grupo. Tenemos 4 grupos distintos, los oficiales de rango superior, es decir, generales, etc, se mantienen bajo llave casi todo el tiempo, por su propia seguridad. El segundo grupo son los oficiales de menor rango, estos son comandantes de pelotón y compañía. No son muy amigables porque perdieron la guerra. Celebran la misa cada mañana. Todo lo que se oye es Santa María bla bla, Santa María bla bla. El tercer grupo son todas las tropas regulares y suboficiales de las compañías. Estos son bastante reservados, pero a veces se complacen en pequeñas cantidades de conversación. El cuarto grupo son los conscriptos. Estos son los más populares entre nosotros. Son hombres casi alegres, serviciales y obedientes. Si les dices que hagan algo, lo hacen de inmediato. Constituyen alrededor del 75% de presos y todos parecen estar muy contentos con ser prisioneros.

En cuanto a volver a casa se refiere, el último rumor, que es muy potente, parece sugerir de mediados de julio a finales de agosto. Así que parece que voy a pasar mi decimonoveno cumpleaños aquí.

Con Amor, Steven

Las últimas cartas son de fines de julio. Steve aún estaba en Malvinas. Estaba aburrido, llenando y vaciando un galpón para ocupar el tiempo. Todavía no sabía cuándo iba a regresar a su país.

Pienso en ti, mamá, en Inglaterra y es sólo ahora que me doy cuenta de lo maravillosa manera en que vivimos.

El Queen Elizabeth 2, de la Compañía Cunard Line, regresó al Reino Unido y fue recibido en Southampton por la Reina Isabel y la Reina Madre, a bordo del yate Real Britannia, su capitán, Peter Jackson, hizo llegar este mensaje a la reina: "El Queen Elizabeth 2 de Cunard se enorgullece de haber estado al servicio de las Fuerzas de Su Majestad".

Steve Cocks volvió a casa los primeros días de agosto de 1982. Buena parte de sus cartas, podrían ser de un soldado argentino, joven y sorprendido por la guerra. Solo fueron publicadas en su blog Steve's Biking Blog The Falklands, y su testimonio forma parte del libro Return of Tumbledown, de Mike Seear, jefe del batallón de rifleros gurkas durante la Guerra de Malvinas.

Una de las últimas cartas de Steve deja entrever sus sentimientos sobre las islas y la guerra. Muchos jóvenes británicos participaron de ella, incluso algunos de 17 años. En el Reino Unido, por aquellos años, quien no estudiaba ni trabajaba era alistado, a veces como aprendices desde los 11 años. Tras la Guerra de Malvinas, nunca más fueron enviados al frente de ocupación o de combate los menores de 18 años.

Bueno, esto es algo que nunca quiero hacer de nuevo y, sin duda, hay algunas experiencias que no quiero volver a vivir. Las Malvinas son húmedas, frías y muy poco atractivas. Por qué los argies estaban dispuestos a perder miles de hombres, me supera. Ah, ahora oigo el helicóptero. Escribiré más tarde.

Mucho amor (lo digo en serio)

Steven